Odontología

¿Cómo tratar los trastornos de articulación temporomandibular (ATM)?

La articulación temporomandibular (abreviada como ATM) es la “bisagra” deslizante que conecta la mandíbula con la parte lateral de la cabeza. Existen dos articulaciones apareadas, una a cada lado de la cabeza y localizadas justo en frente de los oídos.

Si la articulación temporomandibular funciona adecuadamente, permite hablar, masticar y bostezar. Es una articulación muy necesaria y altamente empleada en nuestra vida diaria. 

Cuando a alguien le diagnostican un trastorno temporomandibular (TTM) quiere decir que hay un problema relacionado con esa articulación y los músculos de la mandíbula asociados, lo cual genera síntomas dolorosos y molestos tales como:

  • Dolor en la cara, mandíbula o cuello.
  • Dolor alrededor, delante o en la oreja.
  • Dolor en ambos lados de la cabeza.
  • Dolor en un lado de la cabeza, que se activa al apretar los dientes.
  • Dolor en los músculos y/o articulación de la mandíbula.
  • Movimiento limitado o bloqueo de la mandíbula.
  • Rigidez en los músculos de la mandíbula.
  • Dificultad o molestias para masticar.
  • Un cambio en la forma en la que los dientes encajan entre sí.
  • Espasmos musculares alrededor de la mandíbula. 
  • Chasquido o sensación chirriante al abrir la boca o al masticar.

¿Cómo tratamos la ATM?

Este tipo de dolores y molestias en la mandíbula pueden desaparecer con poco o ningún tratamiento. Otras veces el tratamiento pasa sólo por simples prácticas como ingerir alimentos blandos o aplicarse hielo o acudir a medicamentos tales como analgésicos, antiinflamatorios o relajantes musculares.

Sin embargo, en ocasiones este tipo de trastornos requerirá el uso de dispositivos para colocarse en la boca o la necesidad de recurrir a cirugía. En cualquier caso, es el profesional quien valorará la situación de cada paciente para recomendar la aplicación de un tratamiento específico. Los más comunes son: 

Tratamientos conservadores

  • Férulas de estabilización: se trata de férulas orales o protectores bucales (también llamados aparatos oclusales) que sirven para desprogramar, modificar la estimulación sensorial, reducir la actividad y, por lo tanto, el dolor muscular que se produce por la constante presión mandibular.
  • Fisioterapia: algunas técnicas de fisioterapia adecuadas y asociadas a un tratamiento odontológico pueden favorecer la calidad de vida de los pacientes. Además de ejercicios para estirar y fortalecer los músculos de la mandíbula, estos tratamientos pueden incluir ultrasonido, calor húmedo y hielo.
Foto creada por teksomolika – www.freepik.es

Tratamientos quirúrgicos

  • Inyecciones: en algunos casos, las inyecciones de corticoesteroides en la articulación pueden ser útiles. En casos excepcionales, la inyección de toxina botulínica tipo A (Botox, otros) en los músculos de la utilizados para masticar puede aliviar el dolor asociado a los trastornos temporomandibulares.
  • Artrocentesis: es un procedimiento mínimamente invasivo que implica la inserción de pequeñas agujas en la articulación que permitan irrigar líquido y así eliminar los desechos y productos inflamatorios y luego inyectar una solución para ayudar a lubricar la articulación.
  • Artroscopia: mediante este procedimiento se introduce una cámara intra-articular (artroscopio) que permite al cirujano examinar la articulación, retirar el tejido inflamatorio y manipular las estructuras. La artroscopia temporomandibular tiene menos riesgos y complicaciones que la cirugía de articulación abierta, pero también tiene algunas limitaciones.
  • Cirugía abierta: cuando el dolor no se resuelve con tratamientos más conservadores y parece deberse a un problema estructural en la articulación, como por ejemplo un tumor, el profesional puede sugerir una cirugía de articulación abierta (artrotomía) para reparar o reemplazar la articulación.
  • Reemplazo de articulaciones: Si el problema produce gran incapacidad funcional y no se consigue dar respuesta con otro tipo de tratamientos, a veces puede requerir la sustitución de la articulación por una prótesis artificial.

Los especialistas de Navarro Dental ponen en práctica en su labor diaria las técnicas y protocolos más avanzados, así como los últimos avances en cirugía oral y maxilofacial para ofrecer soluciones completamente adaptadas a las necesidades de cada paciente. Si tienes algún síntoma de dolor persistente en la mandíbula o en caso de sentir que no puedes abrir o cerrar la boca por completo, te recomendamos que acudas a nuestra clínica, donde nuestros odontólogos especialistas en ATM analizarán las causas y tratamientos y procederá a un tratamiento personalizado.

Si estás buscando un dentista de confianza en Salamanca en Navarro Clínica Dental somos contamos con un equipo de profesionales expertos en cirugía oral y maxilofacial para ofrecer soluciones completamente adaptadas a las necesidades de cada paciente. Si tienes algún síntoma de dolor persistente en la mandíbula o en caso de sentir que no puedes abrir o cerrar la boca por completo, te recomendamos que acudas a nuestra clínica, donde nuestros odontólogos especialistas en ATM analizarán las causas y tratamientos y procederá a un tratamiento personalizado. También puedes contactar con nosotros a través de nuestro formulario web o nuestro teléfono 923 219 450. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *