InvisalignOrtodoncia

Fases del tratamiento de ortodoncia con Invisalign

Como ya hemos detallado en otras publicaciones, Invisalign es un sistema de ortodoncia que funciona a través de alineadores transparentes y removibles que, al igual que otros aparatos ortodóncicos, realiza micromovimientos dentarios para conseguir una sonrisa funcional y armónica.

Todo tratamiento de ortodoncia consta de diferentes fases, y en el caso de Invisalign, el proceso de confección de la aparatología se realiza a través de un software específico que permite que los alineadores se confeccionen a medida de cada persona.

Es por eso por lo que, si has decidido optar por la ortodoncia invisible Invisalign para alinear tus dientes, te contamos cuáles son los pasos que vas a dar a lo largo de tu tratamiento.

Fase 1: primeras visitas y estudio del caso

En tu primera visita a nuestra clínica, un profesional especializado en ortodoncia valorará contigo tus expectativas y objetivos con respecto a tu sonrisa. Luego realizará una serie de pruebas diagnósticas que serán analizadas por el equipo médico para así crear un diagnóstico integral junto a un plan de tratamiento personalizado.

Estas pruebas son importantes porque permiten planificar con mayor precisión el caso y además permiten al paciente visualizar los cambios que experimentará su sonrisa a lo largo del tratamiento con ortodoncia invisible.

En una segunda visita, la ortodoncista te explicará cómo es necesario proceder conforme a tus requerimientos y a los resultados de ese estudio de diagnóstico.

Dependiendo de las necesidades de la persona, y del grado de apiñamiento, maloclusión o cualquier otro problema bucodental, es necesario optar por la versión de Invisalign Lite o Full. El primer tipo está indicado para casos leves, normalmente para pacientes que ya han llevado ortodoncia, pero las piezas dentales se han movido. En cambio, Invisalign Full es la versión más completa, pues consigue corregir cualquier malposición o problema de mordida.

Fase 2: Clincheck y fabricación de los alineadores

Como explicamos antes, las férulas removibles de Invisalign se confeccionan a medida de la boca de cada paciente y, para conseguir esta personalización, es necesario tomar las impresiones de la boca recurriendo a un escáner intraoral en 3D.

Este escáner permite visualizar de forma precisa y rápida la situación de los dientes sin necesidad de recurrir a los molestos moldes de arcilla. Además, este modelo en 3D simula los movimientos dentales que se deberán realizar con el fin de obtener un resultado óptimo. Gracias a ClinCheck, el software desarrollado por la marca creadora de Invisalign, es posible que tanto el ortodoncista como el paciente puedan conocer qué aspecto tendrá la sonrisa una vez haya finalizado el tratamiento. Es decir, podremos ver el antes y el después antes de haber iniciado el proceso.

Las muestras virtuales obtenidas son enviadas telemáticamente al laboratorio que fabrica los alineadores, los cuales llegan a la clínica en un plazo 8 a 10 días.

Fase 3: inicio del tratamiento

El paciente recoge su primer juego de alineadores invisibles, el cual deberá llevar puesto durante al menos 22 horas al día, pudiéndoselo quitar solo para comer y lavarse los dientes.

En una revisión dental posterior, el dentista le dará a la persona un nuevo juego de férulas. Dichas férulas se cambiarán cada semana aproximadamente, según cada caso y siempre siguiendo las indicaciones del profesional, y se sustituirán por las siguientes. Ese proceso se repetirá hasta volver a visitar nuestra clínica cuando lo indique el ortodoncista.

Fase 4: final del tratamiento

Cuando el paciente ha utilizado todas las férulas que se habían pedido, comienza la llamada fase de refinamiento. En esta etapa, el ortodoncista valora el estado de la boca y la situación de los dientes. A veces, se considera que el resultado es mejorable y es necesario escanear de nuevo la cavidad oral de la persona y pedir nuevos juegos de férulas para refinar la posición final.

Una vez comprobado que todo es correcto, se iniciará la fase de retención para evitar que la sonrisa sufra alguna alteración y mantener así los resultados conseguidos de por vida.

Existen dos tipos de retenedores. Los fijos son unas finas láminas de alambre que se colocan en la parte interna de los dientes, de colmillo a colmillo, tanto parte superior como en la inferior. Los retenedores removibles son los conocidos como Essix, y se trata de unas férulas transparentes de quita y pon, por lo que su apariencia es muy similar a los alineadores de Invisalign.

Nuestro ortodoncista verificará que la fase de retención sigue su curso de manera correcta con las revisiones, que serán cada uno, tres, seis meses y, posteriormente, un año. En estas consultas se determinará la correcta salud dental del paciente y la estabilidad de los resultados tras la ortodoncia.

Si estás buscando un dentista de confianza para tu tratamiento de ortodoncia invisible en Navarro Clínica Dental ponemos a tu disposición un equipo de profesionales expertos en Invisalign. No dudes en contactar con nosotros a través de nuestro formulario web, nuestro teléfono 923 219 450 o pasarte por nuestra clínica dental situada en Plaza del Mercado, 17. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *