Ortodoncia

¿Cuándo comenzar un tratamiento de ortodoncia?

Las primeras revisiones se recomiendan a partir de los 3 – 4 años. Estos controles tempranos permiten además de supervisar el crecimiento de los dientes y, si fuera necesario, derivar al niño al ortodoncista a tiempo.

Los ortodoncistas recomiendan que los niños comiencen a realizarse una revisión anual de sus dientes a partir de los 6 años. A esta edad, el profesional valora las discrepancias óseas, por lo que será sencillo realizar un diagnóstico precoz de posibles alteraciones del crecimiento óseo.  En tal caso, el tipo de ortodoncia se hace en esas edades tempranas se llama ortodoncia interpretativa o funcional que sirve para corregir la discrepancia entre los maxilares. Este tipo de tratamiento se realiza sobre las bases óseas

Tras este paso, cuando el niño tiene 12 o 13 años, la ortodoncia únicamente se puede realizar sobre la dentición definitiva pues su recambio ha terminado. Pero hay que tener en cuenta que no siempre la edad dental se corresponde con la edad biológica, ya que el cambio de dentición se puede adelantar o retrasar. Es por eso que la decisión de cuándo hay que utilizar algún tipo de aparato de ortodoncia debe tomarla el especialista tras revisar la boca del niño y teniendo en cuenta los problemas que éste pueda presentar: caries, infecciones, pérdidas de piezas dentales, etc. En esta etapa ya se trata con una ortodoncia convencional con los brackets o invisalign para corregir la posición de los dientes.

Hay casos donde es necesario comenzar algún tratamiento dos o tres años antes de completarse la dentición definitiva, sobre todo cuando es necesario resolver problemas que se van presentando, tales como que un diente se pierda prematuramente y el hueco que deja pueda alterar la erupción del definitivo o la posición de los adyacentes. En este caso se puede optar por colocar un mantenedor de espacio para mantener abierto el hueco hasta que salga el nuevo diente.

También puede darse el caso contrario, es decir que se retrase la caída de algún diente de leche, en cuyo caso el odontólogo puede tomar la decisión de extraerlo para facilitar la correcta erupción del definitivo.

Con una revisión a tiempo se pueden evitar tratamientos de ortodoncia más complejos en el futuro, por eso se considera la infancia como el momento idóneo para actuar y prevenir algunos de los problemas de maloclusión dental. Por eso si tienes dudas y buscas un dentista de confianza en Salamanca, en Navarro Clínica Dental ponemos a tu disposición un equipo de dentistas expertos en ortodoncia. No dudes en contactar con nosotros a través de nuestro formulario web, nuestro teléfono 923 219 450 o pasarte por nuestra clínica dental situada en Plaza del Mercado, 17. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *