OdontologíaPeriodoncia

¿Cuáles son las enfermedades dentales más comunes?

El ritmo de vida actual a veces causa que descuidemos el cuidado dental y nos olvidemos de prestarle la atención necesaria. Estos descuidos no sólo pueden arruinar la apariencia de nuestra sonrisa, sino que a veces provocan la aparición de enfermedades bucodentales que impactan tanto en la salud de la boca como en nuestra salud en general.

Por eso, es importante conocer cuáles son las enfermedades dentales más comunes y sus principales síntomas, para que así puedan ser detectadas a tiempo y tratadas por el odontólogo.

1. Caries

Es una enfermedad multifactorial que causa la destrucción de los tejidos dentales como consecuencia de la desmineralización provocada por los ácidos que genera la placa bacteriana. La placa se forma a partir de microorganismos que sobreviven al digerir los alimentos que se descomponen en azúcares simples (golosinas y dulces), o aquellos con gran cantidad de carbohidratos (pastas, pan, cereales, bebidas endulzadas, etc.).

En un estado temprano la caries comienza con la destrucción de la parte superficial del diente (esmalte), luego ataca la dentina y puede alcanzar la pulpa dentaria (nervio) produciendo su inflamación y posterior necrosis (muerte pulpar), lo que puede causar la pérdida de la pieza.

Se trata de una enfermedad crónica progresiva, pero si se detecta tempranamente y con tratamiento se puede controlar y disminuir el impacto sobre la calidad de vida.

2. Gingivitis

Consiste en la inflamación de las encías debido a un proceso infeccioso y una acumulación de sarro provocada por una mala higiene bucal, escaso uso de hilo dental o tabaquismo. Los primeros síntomas consisten en inflamación, enrojecimiento, sangrado de las encías, sensibilidad y mal aliento.

Cuando está en una etapa temprana, el daño que causa la gingivitis se puede revertir, ya que el hueso y el tejido conectivo que mantiene los dientes en su lugar aún no se ven afectados. Sin embargo, si no es tratada a tiempo puede desembocar en una periodontitis, causando daños permanentes en el soporte dental.

3. Periodontitis

Denominada comúnmente “piorrea”, es una enfermedad causada por microorganismos que destruyen las encías y el hueso soporta que los dientes. Inicialmente, puede cursar con gingivitis, pero si no es tratada, avanza dejando sin soporte óseo al diente, lo que puede desembocar en la pérdida irreparable del mismo.

Es una de las enfermedades bucales más frecuentes y sus primeros síntomas es el sangrado de encías, la gingivitis y la movilidad dental.

4. Halitosis

Así se denomina al mal aliento provocado por una mala higiene bucal, enfermedades de las encías, ingestas de ciertos alimentos, tabaquismo, alcoholismo, aunque también puede aparecer como consecuencia de algunas enfermedades sistémicas.

La mejor manera de prevenir la halitosis es evitando la ingesta de los alimentos que la producen, realizar una correcta masticación y mantener una buena higiene bucal con un correcto cepillado, uso de hilo dental y limpieza de la lengua. Si el problema persiste, es importante descartar la presencia de caries o enfermedades periodontales.

5. Bruxismo

Es el hábito involuntario de rechinar o apretar los dientes. Cuando esto sucede, significa que la musculatura del sistema de masticación está hiperactiva, aunque la persona no sea consciente de ellos. El bruxismo generalmente se manifiesta al dormir y en determinadas fases del sueño (la fase REM), aunque también puede producirse de día.

La sobrecarga permanente del bruxismo puede dañar el periodonto, así como la sustancia dura de los dientes. Además, la fuerza realizada no sólo afecta a las articulaciones maxilares, sino que sobrecarga y daña también a los músculos de masticación y a los propios dientes. A veces puede provocar tensiones en la zona de la cabeza y el cuello, así como dolor de cara y de cabeza.

No existe un tratamiento que resuelva esta dolencia, pero se pueden paliar las molestias que provoca y prevenir daños subsiguientes, mediante férulas sintéticas especiales confeccionadas por el odontólogo. Estas férulas protegen los dientes para evitar que se desgasten, al tiempo que salvaguarda la articulación.

Aunque no todo el mundo va a padecer estas enfermedades dentales, hay una alta prevalencia entre la población es probable que se desarrollen en algún momento de nuestra vida.

Siempre es importante tener en cuenta que sólo un odontólogo puede dar un diagnóstico fiable cuando de enfermedades dentales se trata. Por ello, es importante acudir con frecuencia a una clínica de confianza, para así poder prevenir, detectar y tratar cualquiera de estas enfermedades bucales.

Si estás buscando un dentista de confianza en Salamanca, en Navarro Clínica Dental ponemos a tu disposición un equipo de profesionales expertos en todo tipo de tratamientos odontológicos. No dudes en contactar con nosotros a través de nuestro formulario web, nuestro teléfono 923 219 450 o pasarte por nuestra clínica dental situada en Plaza del Mercado, 17. ¡Te esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *